Propuesta Urbana "Celebration of Cities"

Concurso Internacional | Segundo Premio

Salamanca | 2004

UIA. Unión Internacional de Arquitectos

Río tormes cota + 722.0: nivel del río a su paso por Salamanca o punto de partida de la propuesta urbana para la ordenación de sus márgenes fluviales. El perfil salmantino reflejándose en el Tormes es casi tan reconocible como su majestuosa catedral. La historia ha permitido que ciudad y río vivan indisolublemente unidos, por lo que preservar la belleza natural de su ribera es tan importante como proteger y conservar sus monumentos sin menoscabar su crecimiento: la ciudad y su marco geográfico constituyen un todo inseparable.

A partir de este supuesto de protección positiva, el proyecto se basa en un análisis del tejido edificado existente y en la identificación de sus elementos más significativos. Y se organiza en cuatro bandas paralelas al río: el parque fluvial, que recorre su ribera hasta el puente romano; la banda cultural-dotacional, donde se sitúan los edificios de mayor escala y servicio público; la zona de parque y el área residencial. A medida que se aleja de la orilla y se adentra en la ciudad consolidada, la densidad aumenta progresivamente. La ordenación mediante bandas paralelas al cauce proporciona una estratificación en distintos niveles que genera un friso vegetal de atributos arquitectónicos, tratado como basamento dialogante con la estampa de la ciudad antigua.

El proyecto explora la idea de forma urbana como estructura abierta, variable y adaptable a las mutables solicitaciones de la ciudad genérica, pero al tiempo precisa en su disposición y organización espacial. Para ello se evitan planteamientos determinados por concepciones estáticas y perceptivas de la forma urbana, cuyo resultado son vulgares escenas de calles-corredor, impersonales bloques y espacios públicos, duros viales e incómodas rotondas.

La decisión de emplear una estructura sobre la que se manipulan matricialmente determinados elementos básicos constituye una estrategia de proyecto variable y suficientemente flexible como para adaptarse a las particulares condiciones de la ciudad. El elemento más repetido de esta estructura ha sido el claustro. Múltiples vacíos insistentes perfectamente delimitados por materia natural o arquitectónica: aberturas en la ciudad que acogen variedad de usos, consiguiendo una reinterpretación actualizada de los espacios más singulares de la salamanca histórica.

01